Ir para o conteúdo
29 JUN / 02 JUL 2011
Centro de Eventos PUCRS - Porto Alegre - Brasil
Agende-se para o fisl13! De 25 a 28/07/2012
ou

<a href='/fisl12/patrocinadores'><span>Patrocinadores</span></a>

<a href='/fisl12/mostra-de-solucoes-e-negocios-livres'><span>Mostra de Negócios Livres</span></a>

Transmisión

 Voltar a Notícias
Tela cheia Sugerir um artigo

Jacob Appelbaum discute anonimato y control de la Internet en el fisl12

1 de Julho de 2011, 0:00 , por Software Livre Brasil - 0sem comentários ainda | Ninguém está seguindo este artigo ainda.
Visualizado 497 vezes
Traduções

El investigador en seguridad y libertad en la computación, Jacob Appelbaum, arrancó sonrisas del público y habló en el fisl al final de la mañana del primer día, en una conferencia muy concurrida. “¿Alguien aquí confía en su proveedor de internet? ¿Nadie? Bueno, yo creo que la única manera de confiar en su proveedor de Internet es si ustedes mismos son los proveedores de Internet”, afirma.

Appelbaum, que también es uno de los fundadores del colectivo de hackers Noisebridge y trabaja en la Universidad de Washington, ya fue detenido en reiteradas veces por departamentos de inteligencia estadounidenses al intentar entrar o salir del país en viaje.

En su charla, cubrió principalmente el tema de Tor (The Onion Router), proyecto del cual es uno de los principales miembros. Tor es una red distribuida, que intenta promover el anonimato, la privacidad y la seguridad en Internet. En este caso, los routers de la red son las computadoras de usuarios comunes conectados a la Web y corriendo el cliente de Tor. Esto permite que el usuario navegue con su anonimato garantizado en la. La iniciativa no tiene fin de lucro, como comenta Jacob: “nosotros creemos que es imposible mantener a las personas seguras en Internet si existiera lucro involucrado. Los dos no pueden andar juntos”. Actualmente, Tor viene creciendo entre los usuarios y destacándose. “Somos el único proyecto de anonimato que es financiado al mismo tiempo por la Electronic Frontier Foundation y por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Encuentro medio extraño, pero es divertido”, cuenta. 

Entre los usuarios están quienes lo usan domésticamente, empresas, activistas, ejércitos y departamentos policiales. “Pero no me importa lo que las corporaciones y los gobiernos quieren, me importan las personas”, destaca el investigador.

A través de la instalación del cliente, Tor redirecciona el tráfico de la computadora a través de túneles http de la red Tor hasta el destino, ya en la red "convencional". La dirección IP que aparece es anónima, lo que aparece es apenas la dirección del nodo de la red Tor por donde el tráfico salió. Por tener que transitar aleatoriamente entre los nodos, el flujo puede ser lento. “Un proxy normal de Internet puede reunir todos los datos de quien lo utiliza. Tor usa tres capas (relays), así, quien vigila puede conseguir solamente un tipo de dato, en vez de todos”, explica. Más detalles del funcionamiento del servicio están disponibles aquí.

A pesar de su eficiencia, la red Tor es muy fácil de ser bloqueada. Fue lo que ya pasó en China. De la misma manera, es fácil prohibir la descarga del cliente. Este bloqueo sucede también en Irán, el Líbano, Qatar, y en varios países más. Es preciso tener cuidado: cuando se está usando Tor, los censores no pueden observar lo que está siendo accedido, pero pueden ver que el usuario está utilizando el programa.

Tor puede ser un buen termómetro de la situación social en un país. En Egipto, por ejemplo, antes de febrero de 2011, época de la revolución, el número de usuarios en el país árabe subió de menos de 500 para más de 2 mil. Hoy, varía entre mil y dos mil. “Un administrador en Egipto dice que nadie se debía preocupar, pues haría todo lo que la ley dijese, con relación a Internet. Bueno, yo me pregunté si él haría todo, incluso si eso significase rastrear los datos de los usuarios y cazarlos por eso. Pregunté nuevamente si él haría todo lo que la ley dijese. Él lo confirmó las dos veces. Son esas personas que están por detrás de Internet. No podemos permitir eso", contó. En Brasil, el número de usuarios varía entre 3 y 5 mil, pero estos datos son aproximados, y varios accesos pueden provenir de la misma persona.

De hecho, el riesgo de apagar Internet es una preocupación constante no solamente de Jacob, sino de diversos defensores de la libertad en la red. “Siempre que alguien dice que no va a desconectar Internet, pregúntense si esa persona tiene el poder para eso. Si lo tiene, pregunten por qué lo tiene. Lo que ellos quieren decir es que no van a desconectarla, hasta que decidan hacerlo", exclama.

Jacob destacó la importancia del fisl, y el compromiso por la libertad en la red: "Personas como las de aquí de Brasil tienen que ayudar a las peronas en Egipto, que lo necesitan. No dejen a nadie intentar dominar la Internet".


Tags deste artigo: fisl12 fisl jacob appelbaum tor

0sem comentários ainda

Enviar um comentário

Os campos são obrigatórios.

Se você é um usuário registrado, pode se identificar e ser reconhecido automaticamente.